Cuevas de Zugarramurdi – Cascada Xorroxin

15 agosto 2016

La entrada de hoy se la dedicamos a una de las excursiones que más nos gusta hacer en Navarra, y es visitar las cuevas de Zugarramurdi y la cascada de Xorroxin y, esta vez en compañía de Javier y Paola en su visita a España.

Las cuevas de Zugarramurdi se encuentran a tan solo 500 m del casco urbano del pueblo del mismo nombre. Situado en la comarca del Baztán, en el norte de Navarra cerca de la frontera con Francia, a 75 Km de la capital navarra (Pamplona).

Cogemos la N-121 desde Pamplona dirección Francia. Pasado el desvío de Arizcun, la siguiente salida es hacia Erratzu/Bozate. Para ir a las cuevas de Zugarramurdi seguiremos recto hasta Dantxarinea pero luego retornaremos hasta este punto para coger el desvío al pueblo de Erratzu de donde comienza la segunda parte de nuestra excursión: Cascada Xorroxin.

La cueva de las brujas (Sorginen Leizea) constituye un impresionante complejo cárstico superficial. La cavidad principal fue formada por una corriente de agua, aún caudalosa en la actualidad, denominada la Regata del Infierno (Infernuko Erreka) que la atraviesa conformándola como un amplio túnel, alcanzando una longitud de 120 metros y una altura de 12 m.

Estas cuevas son famosas por haber acogido durante la Edad Media reuniones de brujas o akelarres, que dieron lugar a un importante proceso por parte de la Inquisición en el siglo XVII en Logroño, que llevó a la hoguera y a la cárcel a numerosas personas de los alrededores.

El nombre de este conjunto cárstico hace mención a las celebraciones paganas que tenían lugar en algunas de sus salas en la antigüedad y que, en el Proceso Inquisitorial de 1609 a 1614, fueron presentadas como prueba evidente de que en Zugarramurdi se desarrollaban actos donde se ejercía la brujería.

Se dice que la palabra “akelarre” viene del prado que está al lado de una de las pequeñas cuevas de Zugarramurdi, que era donde pretendidamente se celebraban las reuniones de las brujas. La palabra akelarre significa “prado del cabrón”, y así le llamaban los asistentes a las reuniones de las cuevas a este prado, ya que en él pastaba un gran cabrón negro (macho cabrío negro o Akerbeltz, en euskera), el cual decían que se transformaba en persona cuando se reunían las brujas. O sea, que según la leyenda, este macho cabrío era el mismísimo diablo. De ahí que Zugarramurdi reciba el sobrenombre de la Catedral del Diablo.

De estas leyendas se han hecho varias películas españolas como: “Akelarre” (1984) y “Las brujas de Zugarramurdi” (2013).

Dejamos el coche en un aparcamiento gratuito situado al lado del Bar restaurante Azketa con plazas para unos 50 vehículos, en temporada alta puede ser difícil encontrar sitio libre.

Desde este punto está indicada la dirección a las cuevas. Atravesando el pueblo de camino a las cuevas se pueden contemplar las auténticas casas de pueblo con sus cuidados porches como entradas. En menos de 10 min andando te encontrarás con la entrada de la cueva. En las entradas de las casas, podemos observar que hay una especie de flor llamada eguzkilore.

Su nombre significa “flor del sol”, porque se creía que poseía las propiedades benefactoras de este astro, capaz de ahuyentar con su luz a los espíritus, las tormentas y cualquier otro peligro material o inmaterial.

Su historia está anclada en el mundo mitológico vasco, aunque comparte simbología con creencias populares de diversas zonas.

En precio de la entrada para adultos es de 4€ y en este enlace os dejamos más información sobre horarios, precio.

La visita a las cuevas es circular y recomiendan comenzar por el camino para terminar el recorrido en la galería más alta e impresionante de las cuevas.

Al comenzar el recorrido podemos desviarnos a un mirador desde el cual podemos admirar todo el valle y los pueblos de alrededor.

Mapa en el mirador

Seguimos nuestro camino hasta llegar al puente de infierno (infernuko zubia).

Bajando hacia el puente del infierno

El camino discurre paralelo al río que un día formó este maravilloso paraje y pararse en cada rincón resulta imprescindible.

Paseo junto al río
Rincón en el camino
Regata

Nos adentramos en la más grande de las galerías.

Hacia la Gran Galería
Cueva principal de Zugarramurdi
Por las cuevas
Adentrándonos
Los hermanos en la cueva

A partir de esta gran galería podemos acceder a otras de menor envergadura pero no por ello menos increíbles.

Por las galerías
Magnífica cueva

A escasos 200 m de las cuevas se encuentra el Museo de las Brujas, situado en el antiguo hospital, acondicionado en 2007, ayuda a conocer y descubrir el fenómeno de la brujería, las tradiciones y la represión inquisitorial del siglo XVII en la comarca. Este edificio es además de centro de interpretación de la brujería, oficina de turismo y promoción cultural y ecológica en la zona.

Como comentado anteriormente para continuar con la excursión a la Cascada Xorroxin tendremos que retroceder por la misma carretera de ida dirección Pamplona hasta desviarnos hacia el pueblo de Erratzu.

El camino que nos lleva hasta la cascada tiene inicio en el barrio Gorostapolo de Erratzu, pero el acceso a Gorostapolo está restringido a los turistas por lo que será necesario estacionar nuestro coche en los aparcamientos habilitados en Erratzu.

Desde aquí tenemos un tramo de asfalto de 1-1,5 Km hasta llegar ermita de la Soledad (Nahigabeetako Amabirginaren Ermita) y justo al lado nace el camino, donde un cartel informativo nos lo confirma.

Ermita de la Soledad en Gorastapolo

A partir de aquí, es continuar las indicaciones hasta llegar a la cascada, unos 30 minutos con paradas. Lo importante y, depende de la época en la que se visite la cascada, imprescindible, es saber que se puede llegar hasta la cascada por dos caminos que parten desde el puente que cruza el río.

Si continuamos por el camino de la derecha tendremos que cruzar el río para llegar hasta la cascada. En verano es divertido atravesar el río pisando las sobresalientes piedras pero en invierno puede resultar más difícil el acceso por este camino y por ello recomendamos tomar el camino de la derecha por el cual no es necesario cruzar el río para llegar.

Cruzando el río

Nosotros decidimos refrescarnos antes de llegar a la cascada en una pequeña y bonita regata; en agosto y el agua congelada 😉

Y llegamos a la ansiada cascada, con la suerte de poder contemplarla sin demasiados visitantes. Un paraje que enamora a los amantes de la naturaleza.

Cascada Xorroxin

 

A diferencia de otras veces que habíamos visitado esta cascada decidimos darnos un chapuzón en las gélidas aguas del río Iñarbegi.

Bajo la cascada
A mitad de camino 😉
Bañándonos!

Tras un rato allí, empezaron a llegar una cuadrilla de jóvenes del pueblo y pudimos ver un deleite de saltos imposibles desde un lado de la cascada realizados solo por los más valientes.

La vuelta la realizamos por el otro camino para no tener que atravesar de nuevo el río y aparecimos en el desvío comentado anteriormente.

Si se visita Navarra, para nosotros es una obligada excursión!!

Comentarios

    Asun

    (21 enero, 2017 - 10:14)

    Parece un sitio precioso. En la primavera vamos a hacer esta excursión. Gracias por la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *