Burdeos en un día

25 marzo 2016

El día de hoy se lo dedicamos a la capital de Nueva Aquitania: Burdeos (Bordeaux), ciudad portuaria del sudoeste de Francia.

Nos alojamos 4 noches en el hotel Chambres à Bord’o. Situado en el barrio de la Bastida (Bastide), en el lado opuesto del río Garona.

El desayuno fue exquisito y cuidando hasta el más mínimo detalle, la dueña muy amable y nos ayudó en todo momento, recomendándonos lugares que visitar y comer.

Para llegar al centro de Burdeos desde el hotel tuvimos que cruzar el puente de Piedra (Pont de Pierre), un famoso puente sobre el río Garona por el que transcurren en armonía peatones, ciclistas (muchos), tranvías y coches.

Pont de Pierre

 

El puente de Piedra tiene una longitud de 487 m y fue diseñado por Claude Deschamps y su yerno Jean-Baptiste Billaudel, por orden de Napoleón I entre 1810 y 1822. Está registrado como monumento histórico desde el 17 de diciembre de 2002.

El viaje en Burdeos comenzó con un traspié ya que se nos rompió la cámara de fotos 🙁 por lo tanto nuestra primera visita en Burdeos fue el FNAC. Y como necesitábamos cargar nuestra cámara nueva, tuvimos que ir al Starbucks por primera en nuestra vida y probablemente la última.

Después de tomar un chocolate (bastante malo) y con la cámara ya cargad, comenzamos nuestra visita a Burdeos, que figura en la lista patrimonio mundial de la UNESCO desde 2007.

Lo primero que vimos fue la Grosse Cloche.

La Grosse Cloche

Grosse Cloche significa la gran campana. Es un edificio que se construyó en el siglo XV, no se trata de un edificio religioso, sino del antigua campanario público de Burdeos. La campana pesa 8000 Kg!! Se compone de dos torres circulares de 40 m de alto conectadas por un edificio central, donde domina el leopardo de oro.

Gran reloj

Bajamos por la Cours Victor Hugo y enseguida llegamos a la plaza Meynard, donde se encuentra la basílica Saint Michel, justo al lado está la Flèche Saint Michel. Entramos a la basílica, y por dentro no nos gustó mucho.

Basílica de Saint Michel

Flèche Saint Michel es una torre de 114 m de alto, la más alta de Burdeos. Las escaleras de la torre están abiertas durante las horas de visita.

Flèche Saint Michel

Continuamos nuestra visita yendo hacia el río Garona, donde nos encontramos con la puerta de Borgoña (Porte de Bourgogne), situada en un extremo de la Cours Victor Hugo. La puerta de Borgoña es una especie de arco del triunfo, situado en la orilla del río Garona.

Porte de Bourgogne

Seguimos por la orilla del río disfrutando de las maravillosas fachadas de los edificios típicos de Burdeos, en dirección a la puerta de Cailhau (Porte Cailhau).

Espectaculares fachadas

 

Porte Cailhau

La puerta Cailhau data de finales del sigo XV y es de estilo gótico, marcaba la entrada a la ciudad y se utilizaba para vigilar el río Garona.

Porte Cailhau al fondo

Avanzando un poco más nos encontramos con la famosa plaza de la Bolsa (Place de la Bourse). Es el emblema de Burdeos, y desde el 2006 cuenta con el espejo de agua más grande del mundo (3450 m2). El espejo solo tiene agua los meses de verano, así que no pudimos ver su efecto hasta que cayeron unas gotas a media tarde y volvimos para poder observarlo 🙂

Place de la Bourse

Es una visita obligada si te encuentras en esta ciudad, a nosotros nos dejó fascinados y la contemplamos desde todos los ángulos y tanto de día como de noche. En esta plaza se encuentra la oficina de turismo.

La Place de la Bourse fue diseñada por el arquitecto Ange-Jacques Gabriel entre 1730 y 1735. Es un signo de la prosperidad de la ciudad.

En la place de la Bourse

Acercándose la hora de comer decidimos adentrarnos por la calle Saint-Remi, calle con numerosos restaurantes. Teniendo una gran debilidad por los crepes decidimos comer en Nom d’Une Crepe, restaurante especialista en crepes tanto salados como dulces, sin duda, uno de los mejores crepes que hemos comido en Francia 🙂 Tomamos unas gallettes (crepes salados) y unos crepes dulces, a un precio muy razonable.

Con las pilas puestas de nuevo nos dirigimos hacia el gran teatro (Grand Théatre), que se encuentra en la gran plaza de la Comedia (Place de la Comèdie).

Grand Thèatre

 

El teatro fue inaugurado el 17 de abril de 1780 mandando construir por el mariscal Richelieu. Está declarado monumento histórico de Francia y tiene 88 m de largo y 47 m de ancho. De estilo neoclásico fue concebido como templo de las artes con un pórtico de 12 columnas corintias soportando un frontiscipio con 12 estatuas: las 9 musas y las diosas Juno, Venus y Minerva.

Fachada del Grand Thèatre

Después de contemplarlo el gran edificio por fuera, decidimos entrar para ver el hall y las esculturas, una auténtica maravilla 🙂

Interior del Grand Thèatre

De ahí, fuimos hacia la plaza de los Quincunces (Place des Quinconces), que estaba llena de barracas.

La Place des Quinconces es una de las plazas más grandes de Europa, con una superficie de 126.000 m2 aproximadamente. En esta plaza, se encuentra el monumento a los girondinos (Monument aux Girondins) que fue erigido entre 1894 y 1902 en memoria de los girondinos que cayeron víctimas durante la Revolución.

Monument aux Girondins

Nuestra ruta por Burdeos continuó con la visita a la Iglesia de Notre-Dame (Église Notre-Dame), una bonita iglesia que visitar.

Église de Notre Dame

 

Interior de Notre Dame

Subimos por la Cours de l’intendance, hasta que llegamos a la Plaza Gambetta, un pequeño parque en medio de la ciudad.

Paseando por la Cours de l’intendance
Plaza Gambetta

A continuación, fuimos a la Catedral de San Andrés (Cathédrale Saint-André), una preciosa catedral que nos encantó.

Cathédrale Saint-André

 

Interior de la catedral

 

Es una catedral de estilo gótico que se construyó entre los siglos XII-XVI. La catedral está flanqueada por una torre del siglo XV que está separada del resto de la catedral: el campanario o torre Pey Berland. En lo alto de la torre se halla la estatua  de oro de Notre-Dame de Aquitania realizada en 1862.

 

Observando la Cathédrale Saint-André
Torre Pey Berland

Después, bajamos hacia el río por la Cours d’Alsace et Lorraine, una de las arterias de Burdeos.

Ya anocheciendo, fuimos a cenar a una pizzería y después volvimos a la Place de la Bourse para verla de noche y adminar el efecto del espejo.

Place de la Bourse
Place de la Bourse

Ahí cogimos el tranvía que nos llevó hasta el hotel y a descansar después de un día sin parar de andar.

Burdeos nos encantó por su arquitectura, su ambiente y por supuesto sus crepes 😉 Volveremos!

< Día 1: Dune du Pilat – Burdeos

Día 3: Saint Émilion – Châteaux – Bergerac >

4 comentarios en “Burdeos en un día

  1. Mi querida Burdeos, ¡qué buenos recuerdos me trae! Aunque me ha dejado algo en shock la iglesia Notre-Dame… vivía a unos minutos de ahí y nunca la vi! Ni siquiera sabía de su existencia, gracias por el pequeño descubrimiento! Tendré que pasar por ahí la próxima vez que visite Bordeaux 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *