Increíbles paisajes en Eslovenia: Slap Savica – Vogel – Lago Bohinj

El tercer día de nuestro viaje por Eslovenia se lo dedicamos a otra parte del Parque Nacional del Triglav, donde descubrimos la cascada Savica, subimos a lo alto de Vogel en teleférico y nos bañamos en el precioso y tranquilo lago Bohinj.

Como el primer día tomamos la carretera A2/E61 dirección Austria, y salimos por la salida nº 3 hacia Bled, llegados al pueblo de Bled rodeamos el lago y continuamos la carretera dirección el Lago Bohinj. En el trayecto atravesamos preciosos pueblos de monataña.

Seguimos las indicaciones de Slap Savica y rodeamos el Lago Bohinj hasta llegar a un parking donde comenzará la caminata para llegar a la cascada.  Como en casi todos los parkings que aparcamos en Eslovenia, era de pago, 3€.

Inicio del camino

Llegados aquí comenzamos el paseo hacia la cascada, en el mismo parking hay un vagón del primer teleférico de Vogel del año 1964, dejamos el vagón a nuestra derecha y comenzamos el ascenso. Para poder acceder a la cascada hay que pagar la pertinente entrada en la caseta del inicio, 3€.

Primer vagón de Vogel
Primer vagón de Vogel

El camino hacia la cascada está dispuesto con escaleras, y nos costó 30 min con paradas para las correspondientes fotos.

Hacia Slap Savica
Hacia Slap Savica
Valle glaciar al fondo
Valle glaciar al fondo
La cascada Slap Savica es la más visitada de Eslovenia y su característica principal es que está dividida en dos partes con forma de letra A, la atura de la cascada grande es 78 m y la de la pequeña son 25 m.
Slap Savica!
Slap Savica!

 

La zona visible del río Savica es alimentada por la amplia zona kárstica de Črno Jezero, situada 500 m por encima de la cascada. El agua fluye a través de un subsuelo oculto de pasajes y lagos en dos corrientes separadas. Durante las lluvias intensas, la zona kárstica no es capaz de absorber todo el agua y se forma una serie de cascadas de hasta 600 m.

En la época en la que visitamos la cascada, finales de septiembre, la cascada no tenía mucho caudal, pero de todos modos nos gustó mucho y los paisajes del entorno eran preciosos.

En 1916 el ejército austrohúngaro construyó la central eléctrica militar de Savica y en 1947 la empresa eléctrica Gorenjske Elektrarne construyó la primera central hidroeléctrica de Yugoslavia.

Después de nuestra visita a Slap Savica, cogemos de nuevo el coche para dirigirnos ahora hacia Ukanc, donde tomaremos el teleférico que nos llevará al monte Vogel, donde se halla la Estación de esquí de Vogel, una de las más populares de Eslovenia, en el Parque Nacional del Triglav.

El teleférico (cable car) sale cada media hora y en aproximadamente 10 min estábamos a 1500 metros de altitud. La subida al teleférico nos costó 12 € ida y vuelta por ser jóvenes (hasta 24 años), el precio de adulto son 14€ ida y vuelta. Web oficial: Estación de esquí de Vogel.

Espectaculares vistas desde el teleférico
Espectaculares vistas desde el teleférico

El cambio de temperatura es considerable, por tanto abrigaos aunque vayáis en verano!!

Desde lo alto del teleférico observaremos increíbles paisajes de montañas y bosques, y como protagonista el Lago glaciar Bohinj. También se pueden observar los Alpes Julianos y en días despejados el Pico Triglav, el monte más alto de Eslovenia con 2863 m.

Lago Bohinj desde la estación de esquí de Vogel
Lago Bohinj desde la estación de esquí de Vogel

En la estación de esquí hay diferentes restaurantes, bares y tiendas y hasta una familia de cabras a las cuales dimos de comer.

Cabras en lo alto de Vogel
Cabras en lo alto de Vogel

El paisaje nevado tiene que ser increíble, nosotros nos conformamos con el maravilloso paisaje y con los remolques y pistas que componen la Estación de Esquí.

Impresionantes vistas
Impresionantes vistas

Desde este punto hay numerosos senderos para realizar y disfrutar el ambiente. Nosotros optamos por disfrutar del paisaje y bajar de nuevo en el teleférico para continuar nuestro recorrido hacia el Lago Bohinj.

Lago Bohinj

Una vez abajo y sintiendo que la ropa que llevábamos nos empezaba a sobrar y con la hora de comer muy próxima, decidimos parar a comer los bocatas que nos habíamos preparado en la orilla del tranquilo Lago Bohinj.

El Lago Bohinj desde luego nos sorprendió, encontramos un rincón en la orilla en la que no nos encontramos con nadie, únicamente con una pareja de patos que nadaban despreocupados alrededor nuestra. Después de comer nos animamos a darnos un chapuzón en la fría agua del lago.

Paseando por el lago Bohinj
Paseando por el lago Bohinj

Tras pasar la tarde descansando en este lugar único  decidimos continuar rodeando el lago y haciendo paradas para contemplar su majestuosidad.

Contemplando el lago Bohinj
Contemplando el lago Bohinj

De vuelta hacia Ljubljana, paramos en Skofja Loka, uno de los lugares que mejor conservan el patrimonio cultural de la Edad Media. Aunque sólo tuvimos tiempo de dar una vuelta rápida, nos pareció un pueblo muy bonito.

Teniendo en cuenta que el anochecer estaba próximo, decidimos dar por finalizado el día y volver a Ljubljana, donde teníamos el apartamento, que al día siguiente nos esperaba un día lleno de actividades.

Aquí os dejamos todos los posts sobre nuestro viaje:


Booking.com

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *