Recorriendo Pula y Porec

Último día del viaje y se lo dedicamos a la mayor ciudad de la península de Istria, a Pula.

Sin madrugar mucho partimos hacia Pula, en 50 minutos ya estábamos. Aparcamos en la calle, en zona de pago (como la mayoría de los sitios para aparcar en Croacia). Para pagar la parking únicamente se permitían monedas, así que dimos muchas vueltas buscando alguna tienda que nos diera cambios.

Ya con el parking pagado y más tranquilos, nos dirigimos hacia el monumento más conocido de Pula, al anfiteatro.

Anfiteatro de Pula

El anfiteatro de Pula, también conocido como Pula Arena, se encuentra entre los seis anfiteatros más grandes que se pueden contemplar en la actualidad. Fue levantado entre el año 27 a.C. y el 81 d.C. y mantiene la altura original. Es uno de los monumentos romanos mejor conservados de toda Croacia y por ello es que aparece representado en los billetes de 10 kunas. El eje mayor de la planta elíptica del anfiteatro tiene 133 m y el menor 105 m, tiene una altura de 32 m en el punto más alto y cuenta con 72 arcos.

Primero lo rodeamos y nos cuestionamos el pagar la entrada para verlo desde el interior, ya que desde el exterior ya se observaba la mayor parte del anfiteatro. Al final decidimos entrar para contemplar todo su esplendor.

Interior del anfiteatro
En medio de la arena
Paseando por el anfiteatro

Los pasadizos subterráneos que se utilizaban en sus orígenes por los gladiadores, son hoy en día, una sala de exposiciones dedicada a la tradición del cultivo de la aceituna que crece en Istria desde siglos atrás.

Por los pasadizos subterráneos

Continuamos nuestra visita dirigiéndonos hacia el Templo Augusto.

Templo Augusto

El templo está dedicado a la diosa Roma y al emperador Augusto. Se construyó de acuerdo a los esquemas constructivos típicos de los templos romanos entre el año 2 a.C. y el 14 d.C fecha en el que murió el emperador. Su función ha ido variando a lo largo de los siglos, siendo utilizado como iglesia, granero, y a principios del s.XIX como Museo Arqueológico. En 1944, durante la II Guerra Mundial, fue bombardeado y destruido totalmente. Se reconstruyó entre los años 1945 y 1947. Hoy en día contiene una importante colección de relieves y esculturas en piedra y bronce.

Subiendo por las empinadas calles

Desde aquí iniciamos la subida hacia el Museo Histórico de Istria donde paramos a descansar y comer nuestros bocatas a la sombra de un árbol.

Cañones a la entrada del museo

Seguimos callejeando y pasamos por el Pequeño Teatro Romano (Piccolo Teatro Romano).

Piccolo teatro romano

Nos dirigimos después hacia el Arco del triunfo de los Sergios.

Este arco fue construido entre los años 29 y 27 A.C. por la familia de los Sergios, en honor a tres miembros suyos que llegaron a tener importantes cargos en Pula durante aquella época.
Arco del triunfo de los Sergios

Tras esta breve visita a Pula, volvemos hacia nuestro apartamento en Porec.

Disfrutamos del paseo al lado del mar que hay al lado de los apartamentos y que conecta con el pueblo. En el camino nos encontramos con dos traviesas ardillas que correteaban de árbol en árbol.

Ardilla correteando 😉

Nosotros no contábamos con suficiente tiempo para realizar todo el paseo andando así que cogimos el coche y nos acercamos a Porec.

Lo más emblemático de Porec es la Basílica Eufrasiana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Entrada de la Basílica

Cuando llegamos eran las 18.30, y no había posibilidad de realizar visitas al interior de la basílica y a lo alto de la torre, y además coincidió con la hora de misa y por tanto la basílica estaba llena. No pudimos contemplarla tanto como nos hubiera gustado aunque percibimos lo especial del monumento.

Interior de la Basílica

Paseamos por el paseo marítimo ya al atardecer y paramos a cenar una pizza en una pequeña plaza para dar por finalizado nuestro viaje por Croacia.

Por el paseo marítimo

Volvimos pronto al apartamento, al día siguiente nos tocaba regresar a casa no sin antes realizar una breve visita por Venecia, de dónde salía nuestro avión de vuelta.

 Día 7: Venecia y regreso >

< Día 5: Rovinj

Comentarios

    Carlos

    (28 noviembre, 2016 - 8:40)

    ¡Ohhhh, que bonito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *