Dubrovnik bajo la lluvia

Dubrovnik, la perla del Adriático, es una de las ciudades más bonitas que hemos visitado. “El Paraíso en la Tierra”, en palabras de George Bernard Shaw.

La villa medieval de Dubrovnik, fundada a principios del siglo VII, se fue desarrollando en un principio bajo el Imperio Bizantino, y más tarde bajo el dominio de la Serenísima República de Venecia. El conjunto monumental urbano data del siglo XIII. Fue entonces cuando se empezaron a construir sus imponentes fortificaciones formadas por una serie de murallas y baluartes con un perímetro de 1.940 metros, que se mantienen todavía intactas en nuestros días.

En Dubrovnik nos alojamos en los apartamentos Artemis durante 6 noches, en la península de Lapad.

A la mañana fuimos en autobús al casco antiguo de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1979.

Para ir en autobús, lo más barato es coger los tickets en las marquesinas o kioskos, pudiéndose coger tickets para un trayecto, o para varios días. El ticket para un día vale 12 HRK, mientras que si lo coges en el propio autobús cuesta 15 HRK.

Una ciudad rodeada por unas murallas impresionantes. Dubrovnik ha sobrevivido a catástrofes naturales, invasiones y guerras y se nos presenta hoy como una verdadera joya, una de las ciudades más hermosas de Europa.

Nuestro primer día en Dubrovnik no lo pudimos aprovechar como nos hubiera gustado, ya que nos pilló una tormenta que duró toda la mañana.

Paseando por la ciudad
Paseando por la ciudad
Torre del reloj
Torre del reloj

Cuando la lluvia daba tregua, paseábamos por la ciudad y disfrutábamos de los bonitos edificios. Una ciudad encantadora 😉

Impresionantes edificios
Impresionantes edificios
Intensa lluvia 🙁
Paseando por la ciudad

Hacia el mediodía se puso a llover con mucha fuerza y nos metimos en un pequeño restaurante para resguardarnos y de paso, aprovechamos para comer.

Como la lluvia no cesaba, decidimos volver hacia el apartamento en autobús.



Booking.com

A última de la tarde, por fin, paró la lluvia, fuimos a dar un paseo por la península de Lapad, donde están la mayoría de los hoteles de la ciudad. Fue un bonito paseo, en el que vimos numerosas playas e islas, y sobre todo, un precioso atardecer.

El último día de nuestro viaje, pudimos disfrutar Dubrovnik con un tiempo increíble y unas vistas espectaculares 😉 Si queréis, podéis leerlo aquí.

< Día 3: Lagos Plitvice

Día 6: Korcula (Parte I) y Ston (Parte II) >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *