Lagos de Covadonga y Cangas de Onís

21 marzo 2015


Los Lagos de Covadonga, en el concejo de Cangas de Onís, es uno de los lugares más emblemáticos de Asturias, junto con la Basílica del mismo nombre. Por esta zona hay infinidad de rutas, incluyendo muchas de alta montaña, pero la ruta que hicimos nosotros, a pesar de su sencillez y poca longitud, es una buena opción si queréis conocer un poco más el entorno de los lagos, más allá de la típica visita en coche.

Un par de cosas a tener en cuenta son que en verano y Semana Santa, debido a la gran afluencia de visitas, el acceso en coche a Los Lagos está restringido, por lo que tendréis que dejarlo cerca del Santuario de Covadonga, y subir en autobuses que pasan cada pocos minutos. En la página oficial (Lagos de Covadonga) podéis ampliar la información. La otra cuestión es que el tiempo en los Picos de Europa es muy cambiante, por lo que la niebla baja con frecuencia, factor importante a tener en cuenta. También es aconsejable que llevéis algo de ropa de abrigo y chubasquero.

Salimos de Tresviso y nuestra primera parada fue la Basílica de Santa María la Real de Covadonga, a unos 60 km.

Basílica de Covadonga
El templo fue ideado por Roberto Frassinelli y levantado entre 1877 y 1901 por el arquitecto Federico Aparici y Soriano, de estilo neorrománico, construido íntegramente en piedra caliza rosa.

Basílica de Covadonga
Homenaje al Rey Pelayo

Detrás de la Basílica y en medio de una enorme pared se abre una cueva, en ella fue hallada la imagen de la Virgen de Covadonga y allí se adora en una pequeña ermita dentro de la cueva y abierta totalmente al exterior.

Ermita

Por debajo de la cueva surge una cascada origen del río Covadonga que se precipita valle abajo formando pequeñas cascadas y atravesando el valle cubierto de frondosa vegetación.

Cascada
Cascada

Un lugar realmente bonito! 🙂

Basílica al fondo

Después, nos dirigimos hacia los Lagos de Covadonga, a 12 km de la Basílica. Tuvimos suerte y pudimos aparcar bastante cerca de los Lagos.

Lagos de Covadonga

La pena es que era un día con mucha niebla… pero, cuando se levantaba la niebla, podíamos contemplar los maravillosos paisajes.

El conjunto de los lagos de Covadonga está formado por dos lagos, Enol y Ercina, de origen glacial situados en la parte asturiana del Parque Nacional de los Picos de Europa. Existe un tercer lago, Bricial, que sólo tiene agua durante el deshielo, pero también pertenece al conjunto.

Lagos de Covadonga

Al llegar arriba, el primero de los lagos que nos encontramos es el lago Enol. Está a una altitud de un poco más de 1000 metros y es el más grande.

El lago Ercina está situado un poco más arriba, a 1.100 metros de altitud.

Lagos de Covadonga

Por esta zona, hay varias rutas de todos los niveles de dificultad.

Nosotros, paseamos por ambos lagos, disfrutando de las increíbles vistas 🙂

Paseando por los Lagos de Covadonga

A la tarde fuimos al pequeño pueblo de Cangas de Onís, a una media hora de los Lagos.

La ciudad de Cangas de Onís fue capital del Reino de Asturias hasta el año 774. En esta población se estableció el rey Don Pelayo, y desde aquí emprendió con sus gentes acciones sobre los territorios del norte de España, como único foco de resistencia al poder musulmán, una vez desaparecido el Reino visigodo.
En este término municipal tuvo lugar en el año 722 la Batalla de Covadonga, donde Don Pelayo venció a las fuerzas musulmanas y consolidó un poder y prestigio que le permitió permanecer independiente y fundar el primer reino cristiano posterior a la derrota de los visigodos en la Batalla de Guadalete.

Hórreo en Cangas de Onís

En este pueblo, podemos ver el conocido como “Puente Romano” sobre el río Sella, aunque su construcción data en realidad de la Edad Media. De su arco central cuelga una reproducción de la Cruz de la Victoria.

Puente de Cangas de Onís

Cuando empezó a anochecer, regresamos a nuestro apartamento en Tresviso para pasar nuestra última noche en los Picos de Europa.

< Día 2: Bulnes

Día 4: Potes >

2 comentarios en “Lagos de Covadonga y Cangas de Onís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *