Split en un día

El primer día de viaje en Croacia (Hrvatska) lo pasamos en Split, situado en la costa sur de Croacia y principal ciudad de la región de Dalmacia. Es la segunda ciudad más poblada del país después de Zagreb.

Posiblemente el mayor encanto de esta ciudad es el Palacio Diocleciano, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1979 y que se encuentra en el corazón de la ciudad, alrededor del cual se encuentran todos los edificios y monumentos importantes de Split.

Nos alojamos 2 noches en el apartamento Pivac a 5 min andando del casco antiguo, con aparcamiento gratuito en inmediaciones. Es una casa típica restaurada muy bonita y ubicación excelente.

Fuente: www.orangesmile.com
El emperador Diocleciano mandó construir este palacio entre los siglos III y IV d.C. para pasar sus últimos años después de su abdicación voluntaria (primer emperador en hacerlo) en el año 305. En aquella época, Dalmacia era una provincia romana y es por ello que el emperador decidió pasar sus últimos años en esta tranquila ciudad, alejada de Roma.
Palacio Diocleciano

Cada tramo de muralla tiene una puerta con nombre de metal: puerta de bronce (al sur), puerta de oro (al norte), puerta de hierro (al oeste), y puerta de plata (al este).

Puerta de Plata
El palacio está construido en piedra caliza y mármol. La piedra caliza blanca proviene de las canteras de la isla de Brac, tan famosa que también se utilizó para construir la Casa Blanca en EEUU.

La catedral de San Duje (San Domnius), originalmente era el mausoleo del emperador pero en el sigo VIII fue convertido en catedral.

Catedral San Duje
La construcción del campanario comenzó en la primera mitad del siglo XIII y duró 300 años. Fue restaurado completamente entre 1890 y 1906 y tiene una altura de 60 metros.
Campanario

Por debajo del Palacio hay pasadizos los cuales hoy en día hay puestos de venta y llenos de turistas comprando souvenirs.

Pasadizo

Subimos a la torre del campanario por un precio simbólico y muchas escaleras por delante.

Desde lo alto del campanario
Vistas desde el campanario
La superficie del palacio es un rectángulo irregular con torres en las principales fachadas, es una mezcla entre una villa y una fortaleza militar, con murallas de 15 a 20 m de alto.

Después fuimos caminando por el paseo marítimo, una de las calles más transitadas y con más vida Split.

Paseo marítimo

Seguimos paseando y subimos al mirador del monte Marjan para poder contemplar la ciudad desde lo alto. Una bonita panorámica de la ciudad!

Vistas de la ciudad desde el monte Marjan

Continuó nuestro paseo por la ciudad, perdiéndonos por las bonitas calles y encontramos la plaza de la República.

Plaza de la República
Alrededor de la residencia del emperador se fueron formando núcleos urbanos y de esta manera fue tomando forma la futura ciudad.

En el año 310 el emperador murió y el palacio fortificado se convirtió en una fábrica de uniformes romanos y en el núcleo de la ciudad.

Torre del reloj de Split

Comimos en una terraza en la plaza Narodni situada en el centro del palacio. Desde aquí se puede ver la torre del reloj. Después continuamos paseando por las preciosas calles.

A la tarde fuimos andando a descansar a la playa Bacvice y a probar las aguas del mar Adriático.

Playa Bacvice

Y volvimos a ver el atardecer en el paseo marítimo. Los atardeceres en Croacia son maravillosos!

Atardecer en el paseo marítimo

Desde Split parten numerosos ferrys y barcos a las islas de alrededor, de las cuales destacan la isla de Brac.

Pero especialmente recomendamos la excursión de un día desde Split a la isla de Vis y a la cueva azul en la isla de Bisevo, hay varias empresas que ofertan esta excursión, nosotros íbamos a ir pero el mar no estaba en condiciones y se canceló 🙁

Split nos pareció una ciudad bonita con un más que interesante casco antiguo. Si estáis organizando vuestro viaje a Croacia recomendamos pasar por lo menos un día en esta ciudad.

Día 2: Trogir y Zadar >



Booking.com

Comentarios

    Miren

    (8 febrero, 2017 - 19:05)

    Hemos visitado en varias ocasiones este hermoso país y os aseguro que no sabría decir qué lugar tiene más encanto. Desde luego Split hay que verlo y como decís, uno o dos días son suficientes para conocerlo. Os animo a acercaros a Croacia, tanto las ciudades, pueblos, playas, parques y sus gentes merecen la pena.

    Bea

    (9 febrero, 2017 - 13:23)

    De nuestro viaje a Croacia diría que Split fue nuestra favorita, toda ella es preciosa y una ciudad con muchas opciones. Nosotras estuvimos justo un mes antes y la temperatura en verano, es perfecta.
    No dejéis de visitarla.

      InfinitosUniversos

      (9 febrero, 2017 - 20:41)

      No podemos estar más de acuerdo contigo Bea! Un viaje muy recomendable! Un beso!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *