Trogir y Zadar, dos ciudades imprescindibles de Croacia

Trogir es una pequeña ciudad situada en la costa de Dalmacia y situada a 27 Km al oeste de Split. La ciudad está construida entre el continente y la isla de Ciovo.

El centro histórico de esta ciudad está catalogado por la UNESCO como Patrimonio de Humanidad desde 1997. Es considerado como el complejo románico-gótico mejor conservado de toda Europa central.

En el segundo día en Croacia visitamos dos preciosos pueblos de camino a los Lagos de Plitvice, que los visitamos al día siguiente.

El centro de la ciudad de Trogir, amurallado, incluye un castillo con torre bien conservado y toda una serie de palacios de estilos románico, gótico, renacentista y barroco.

Aparcamos en uno de los aparcamientos situado en la parte exterior al casco histórico y como la mayor parte de los aparcamientos en Croacia, era de pago. En un corto paseo llegamos al centro histórico.

Pasamos la mañana disfrutando de las construcciones  de la romántica ciudad.

Puerta de la ciudad

En la plaza principal de Trogir, plaza Juan Pablo II, se encuentra la principal construcción de la ciudad, la Catedral de San Lorenzo. Se puede observar desde casi todos los puntos de Trogir. Comenzó su construcción en el año 1200 y no se dio por finalizada hasta el año 1589, la entrada oeste es una obra de Radovan.  Es la más destacada obra del estilo románico-gótico en Croacia.

Catedral de San Lorenzo

En esta plaza también se encuentra la Torre del reloj.

Torre del Reloj

Contigua a la Torre del Reloj, se encuentra la Logia, el tribunal de la ciudad.

Logia de Trogir

Paseamos por el paseo marítimo, de unos 450 m de longitud y que estaba lleno de puestos de artesanía.

Por el paseo marítimo

El Castillo de Carmerlengo, una fortaleza de origen defensivo construida como residencia del gobernador de Trogir entorno al año 1430.

Castillo de Carmerlengo

Callejeamos por las estrechas calles:

Callejeando por Trogir

Después de callejear por esta pequeña isla, comimos en un restaurante al lado de la plaza Juan Pablo II (raciones muy abundantes, con un plato más que suficiente).

Con las energías cargadas  y de camino, paramos a conocer la ciudad de Zadar, una breve visita que nos dejó encantados.

El centro histórico se encuentra en la península de Zadar.

Paseo marítimo de Zadar

Aparcamos en aparcamiento de pago en Obala kralja Tomislava, en la zona exterior al centro histórico y en 5 min andando estábamos callejeando por sus bonitas calles.

Zadar

Paseamos por el casco antiguo lleno de iglesias y edificios, entre los que destacan la Puerta de Zara, Iglesia Santa Maria, Iglesia San Donato, Catedral San Anastasia…

Iglesia de San Donato

Zadar tiene un órgano del mar, instrumento musical que produce sonido por medio del empuje de las olas y una serie de tubos situados debajo de los escalones de mármol.

Este órgano fue un diseño del arquitecto Nikola Basic, como parte del proyecto para rediseñar la nueva costa de la ciudad. Se abrió el 15 de abril del 2005.

Como dijo Alfred Hitchock, desde este punto de la ribera de Zadar se puede ver la más preciosa de las puestas de sol, y no exageró, descansar sentados en los escalones viendo el atardecer y con el sonido relajante del órgano es espectacular.

Aquí os dejamos un vídeo:

El Saludo al sol, al lado del órgano del mar crea un espectáculo de luz al caer la noche con la energía solar acumulada por sus paneles solares durante el día. Es una superficie circular de 22 m de diámetro.

Saludo al Sol

Después de nuestra visita express a Zadar tocaba coger el coche hacia el hostal donde nos alojaríamos para al día siguiente visitar los Lagos Plitvice. En menos de 2 horas llegábamos a la Pansion Krizmanic y a descansar para el esperado  día de mañana: PLITVICKA JEZERA (Lagos Plitvice).

< Día 1: Split

Día 3: Lagos Plitvice >

 



Booking.com

Comentarios

    Fernando Rozano

    (10 febrero, 2017 - 16:56)

    os seus posts são viagens que instigam o imaginário e a vontade de conhecer os lugares. o meu abraço.

    Miren

    (12 febrero, 2017 - 11:23)

    Como ya os he comentado en alguna ocasión, hemos visitado este hermoso país en tres ocasiones y desde luego estas dos ciudades son de visita obligatoria. Lo que más me gusta es callejear y descubrir sus bonitos rincones. Y destacar, tal y como nos habéis contado, las maravillosas puestas de sol escuchando el sonido del órgano de Zadar. “Es un auténtico placer”

      InfinitosUniversos

      (12 febrero, 2017 - 11:32)

      Completamente de acuerdo! Trogir y Zadar son dos ciudades realmente bonitas! Y el atardecer en el órgano del mar de fondo es un privilegio!! Un saludo Miren y gracias por compartir tus experiencias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *